¿Qué tipo de créditos hipotecarios hay y cuál conviene más?

Independientemente de los tipos de créditos que se contraten, los especialistas del sector recomiendan contratarlos en pesos, a tasa fija y a 15 años

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), los créditos hipotecarios son apoyos que otorgan las instituciones financieras para poder adquirir un inmueble, nuevo o usado, o para construirlo.

Estas instituciones pueden ser:

  • Bancos– además de créditos hipotecarios, gestionan fondos e inversiones.
  • Instituciones gubernamentales– ofrecen créditos hipotecarios a trabajadores que cuentan con prestaciones de ley, como el Instituto del Fondo Nacional de Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) y el Fondo de la Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (FOVISSSTE), o la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF).
  • Uniones de ahorro y crédito– éstas buscan atender las necesidades financieras de sus socios con los servicios de créditos.

Cada institución ofrece diferentes tipos de créditos hipotecarios, de acuerdo a las necesidades específicas de cada cliente. Los hay con tasa de interés fija, variable y mixta; para jóvenes, conyugales, subsidiarios, pensionados, entre otros; y para adquisición, mejora, remodelación, preventa o construcción.

Independientemente de los tipos de créditos que se contraten con las instituciones financieras, los especialistas del sector inmobiliario recomiendan contratarlos en pesos, con tasa fija y a 15 años.

Juan Kasuga, socio director de Creditaria, empresa que brinda asesoría y tramita créditos hipotecarios, señala que los créditos para construcción son tanto para los dueños del predio como para los que van a comprarlo y edificar en él. En el segundo caso, los bancos solicitan que la obra se concluya en 12 meses a partir de la firma de la hipoteca, y cuando es a través del Infonavit, la institución solicita que sea en un plazo de 180 días.

Respecto al terreno donde se va a edificar la vivienda, el Infonavit tiene como condición que esté en una zona urbanizada, tenga los servicios de agua, drenaje y energía eléctrica, además de que esté alejado de depósitos de combustible, ductos subterráneos, líneas de alta tensión, ríos, lagunas, arroyos o pantanos.

Kasuga menciona que, tanto para construcción como para la adquisición de un inmueble, las instituciones financieras verifican que el solicitante tenga ingresos suficientes y continuos, así como un sano historial crediticio, y en el caso del Infonavit y Fovissste, los derechohabientes deben de contar con el puntaje necesario y acceso al financiamiento.

En el caso de la adquisición de un inmueble usado, Fernando Soto-Hay, director general de Tu Hipoteca Fácil, recomienda que el inmueble esté en condiciones de habitabilidad y tenga una vida útil remanente de al menos 1.5 veces la vida del crédito. “Esto significa que, si el crédito es por 20 años, la vida útil remanente de la casa tiene que ser forzosamente de 30 años”.

Leonardo González, analista de Real Estate del portal inmobiliario Propiedades.com, asegura que las viviendas usadas tienden a tener una ubicación céntrica, comparadas con las viviendas nuevas, y agrega que, antes de adquirir estas propiedades, se deben considerar las remodelaciones necesarias antes de habitarlos.

Por otro lado, Cynthia Jiménez, directora Comercial Nacional de SOC Asesores Hipotecarios,menciona que, para contratar un crédito exitoso, es básico contar con asesoría y una buena nota en Buró de Crédito.

Leave a Reply