Purificadores de agua, opción cómoda para la familia

En el mercado, puedes encontrar filtros de entre 400 y 17,000 pesos, todo depende de las características del modelo y la necesidad que deseas cubrir

Los filtros purificadores de agua para el hogar se han convertido en una alternativa viable para las familias en aras de abastecer su consumo del vital líquido.

Si bien es cierto que el rellanado del garrafón se mantiene como una opción real para beber agua, los purificadores comienzan a ocupar un lugar importante, entre otras cosas por brindar a las familias la facilidad de acceder al líquido sin la preocupación de desplazarse fuera del hogar.

En la actualidad, el mercado ofrece una serie de alternativas y modelos para cubrir las necesidades requeridas por las familias. De acuerdo con Procuraduría Federal del Consumidor, 4 son los tipos que se comercializan y que abarcan diversos usos, no sólo para beber:

Los filtros de purificación de ozono, que emplean básicamente este agente oxidante, que además es clarificador y desinfectante. Eliminan las bacterias y los hongos más rápido que el cloro. El precio de este tipo de filtros es elevado, requieren mantenimiento constante, instalación especial y energía eléctrica.

Los filtros purificadores de cerámica tienen un costo bajo y su mantenimiento es sencillo, pero retienen únicamente materia en suspensión, como sedimentos y basura, y dejan pasar gérmenes y bacterias, y no contienen ningún tipo de esterilizante.

Los filtros purificadores de luz ultravioleta purifican el agua en varias etapas: primero pasa por un filtro que retiene partículas en suspensión, posteriormente por uno de carbón activado que elimina olor, sabor y color del agua, también retiene el cloro existente. Por último, purifica el agua con luz ultravioleta, la cual calcina las bacterias. El mantenimiento de estos aparatos es costoso debido a que es indispensable cambiar los filtros y una lámpara ultravioleta (UV), lo cual constituye un consumo adicional de electricidad.

Los filtros purificadores de cápsula son bacteriológicos, retienen sedimentos y químicos diluidos, así como materia orgánica, olores y sabores. Tienen un precio económico, requieren un mínimo de mantenimiento, necesitan retro lavarse cada tres meses, son desechables y deben sustituirse al término de su vida útil o capacidad de purificación.

Recuerda que, para definir el filtro purificador idóneo lo primero que debes hacer es definir que necesidades deseas que cubra, es decir si lo quieres sólo para obtener agua para beber, para el baño o para todo tu hogar.

En la actualidad, por ejemplo, el precio actual en el mercado de un sistema de purificación de agua para beber estándar ronda entre los 1,000 y 1,500 pesos, dependiendo el proveedor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *