¡Protege tu casa para que no te agarren desprevenido!

Aquí te decimos todo lo que debes saber sobre los seguros para vivienda antes de contratar alguno

Por Fernanda Hernández

La vivienda es una parte muy importante del patrimonio de las personas, y adquirirla o construirla implica invertir mucho tiempo, esfuerzo y dinero. Por eso, es fundamental contar con una protección financiera tanto para el hogar como para los bienes contenidos, en caso de cualquier eventualidad que pudiese dañarlos.

Recordemos, por ejemplo, el sismo del 19 de septiembre de 2017, que dejó daños en más de 3,000 edificios tan solo en la Ciudad de México, destruyó el patrimonio, y con ello la estabilidad financiera, de miles de personas. Aun así, muchas personas aún no tienen la cultura de asegurar sus viviendas.

Según datos de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), los seguros de vivienda tienen una penetración de apenas el 10%, una cifra muy baja si tomamos en cuenta la cantidad de hogares que existen en el país.

Pero, ¿por qué debo aseguar mi casa?

Contar un con seguro para vivienda protegerá tu patrimonio ante terremotos, erupciones, incendios, inundaciones, robos, rotura de cristales y fenómenos hidrometeorológicos (avalanchas de lodo, granizo, heladas, huracanes, golpes de mar, marejadas, nevadas y tempestades).

Además, el seguro protegerá tus muebles, joyería y equipo electrónico; te protegerá a ti, a tu familia y a algunos terceros; y cubre el pago de la renta de otra vivienda, en caso de que la casa asegurada no pueda ser habitada por incidentes que generen reparaciones en el hogar y/o la remoción de escombro.

¿Cómo te pagarán?

Usualmente, el pago de indemnización corresponde al valor de construcción, reconstrucción, reparación o adquisición de los bienes dañados, por otros de igual clase a los que se tenían al momento del siniestro, con un tope máximo hasta la suma contratada.

¿Qué no cubrirá?

La aseguradora no se hará responsable si tu vivienda resulta dañada por aguas subterráneas que se filtren en los cimientos o muros y causen fracturas, y tampoco si hay hundimientos, desplazamientos, derrumbes, deslaves, expansión, asentamiento, contracción o agrietamiento en los bienes asegurados.

¿Qué debes considerar antes de contratar un seguro?

  • Valor de la construcción. Consulta algún asesor de seguros antes de contratar y declara la verdad sobre el valor de la vivienda, ya que, si indicas una suma menor a la real, el monto de tu prima probablemente se verá disminuido, pero también la indemnización.
  • Riesgos derivados de su ubicación. Analiza algunos factores de riesgo como la frecuencia sísmica, huracanes, cantidad de lluvia, etcétera.
  • Daños causados a terceros. Considera los daños que podrían propagarse a viviendas aledañas.
  • Especifica sus características. Para determinar el costo del seguro, indica si la vivienda es propia o rentada, el domicilio donde se localiza, su valor aproximado, número de niveles, tipo de vivienda, tipo de construcción, entre otras.