Objetos que nunca debes tener en tu hogar, según el Feng Shui

Objetos que nunca debes tener en tu hogar, según el Feng Shui

Estos son los objetos que, de estar en tu hogar, pueden alejar la buena vibra y la armonía e impactar de manera negativa en tu salud y bienestar

El Feng Shui es una práctica milenaria de origen chino que puede ayudarnos a equilibrar las energías dentro y fuera de nuestro hogar, y por ello, es importante apegarnos a sus reglas a la hora de organizar los espacios.

En esta ocasión, te diremos cuáles son los objetos que, según esa filosofía, nunca debes tener en tu hogar, pues pueden alejar las buenas energías e, incluso, perjudicar tu salud.

Espejos rotos o sucios

Es bien sabido que romper un espejo trae consigo siete años de mala suerte. Y aunque esto es una simple superstición, para el Feng Shui los espejos siempre deben estar impecables, y si están agrietados o en mal estado, deben salir de la casa.

De igual forma, no es recomendable colocar espejos frente a la puerta principal, pues desvían la energía positiva y no permiten que el espacio se llene de armonía. Y tampoco en el dormitorio, ya que pueden desencadenar pesadillas e insomnio.

Flores marchitas

Aunque las plantas son excelentes decoraciones, cuando se marchitan pueden afectar el flujo energético del hogar y hasta afectar tu salud, trabajo y relaciones.

Objetos no deseados o que provoquen malos sentimientos

Si aún conservas objetos que no te gustan o que te recuerden a una persona con la que ya rompiste relaciones, lo mejor que puedes hacer es quitarlo de inmediato de tu hogar. La energía que provoca ese objeto y lo que te hace sentir, perjudica tu bienestar.

Relojes que no funcionan

Cuando los relojes no sirven, absorben toda la energía de la casa, por lo que debes arreglarlos, o deshacerte de ellos.

Objetos innecesarios

Los muebles y demás objetos que no necesitas entorpecen e impiden la libre circulación de la energía positiva. Por ello, es importante que te deshagas de todos esos objetos, y que evites espacios donde más de la mitad de la superficie del piso se encuentre ocupada.