No pierdas tu vivienda

Por Edgar Rosas

A pesar que el derecho a la vivienda se encuentra consagrado dentro de los artículos de la Constitución mexicana y varios tratados internacionales, una serie de aspectos, como incurrir en incumplimientos, podrían desembocar en que una familia pierda su casa.

Hoy en día, la falta de pago de créditos hipotecarios es una de las razones más comunes por la que las personas corren el riesgo de perder su patrimonio. Sin embargo, otras cuestiones contempladas en la ley, que se encuentran ajenas al actuar de los dueños, llevarían a despedirse de su vivienda.

Una de las cuestiones frecuentes por las que se pone en riesgo una vivienda es por el incumpliendo en el pago del impuesto predial. En ocasiones, las familias se ven involucradas en serios problemas económicos que limitan su capacidad para cumplir con este tipo de obligaciones marcadas por la autoridad.

Ante escenarios donde las familias no realizan el pago del impuesto predial, se corre el riesgo de embargo por parte de las autoridades. Si la deuda toma dimensiones considerables para los gobiernos, se podría ejercer acciones sobre la propiedad.

En este tipo de casos, lo recomendable siempre es acercarse a las autoridades para exponer la situación que ha impedido el pago de la obligación, y llegar a un acuerdo.perder-vivienda-dos

Por otro lado, uno de los elementos pocos conocidos para las personas que arriendan una vivienda es que podrían perder el inmueble en caso de un mal uso por parte de la persona a la que se le renta la propiedad.

Gracias a la figura jurídica conocida como “extinción de dominio”, la autoridad podría retirar la propiedad de una vivienda, si se detecta que en el inmueble se cometieron actos ilícitos, como: crímenes calificados como delincuencia organizada, delitos contra la salud, secuestro, robo de vehículos o trata de personas.

La pérdida del inmueble se da sin una compensación del Estado, a pesar que el dueño de la propiedad no haya cometido el ilícito. Cabe señalar que la autoridad quedaría como titular del inmueble en lo que se lleva el juicio correspondiente; la extinción de dominio causaría efectos si se comprueba que el dueño de la propiedad tenía conocimiento del uso que se le daba a la propiedad.

“Debo, no niego…”

Si caes en una racha negativa en donde los ingresos familiares disminuyen y el pago de tu hipoteca se complica, la solución es acercarse a la institución para reestructurar la deuda o ejercer algunos de los seguros que cubren, entre otras cosas, periodos de desempleo para no poner en riesgo tu patrimonio.

En este sentido, por ejemplo, algunos bancos incluyen el seguro de desempleo al momento de contratar un crédito hipotecario. En su caso, Infonavit ofrece una serie de opciones para no perder la vivienda en momentos donde no se puede pagar el monto prestado; alguna de las herramientas del Instituto es el Fondo de Protección de Pagos.

Lo importante es que en caso de no contar con la liquidez financiera para pagar el monto mensual del crédito te acerques a la institución para conocer las opciones que tienes y no perder la vivienda.

 

Leave a Reply