Millennials quieren casa propia, pero… ¿cómo?


Por Fernando Navarrete

En los últimos dos años la demanda de créditos hipotecarios otorgados en el país para adquirir una vivienda en jóvenes menores de 29 años ha crecido hasta un 26%; tan sólo a principios de 2018 tres de cada 10 créditos hipotecarios se otorgaron a esta generación que representa más de la cuarta parte de la población el país, según cifras de la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi) y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Cada vez más jóvenes están interesados en formar su patrimonio en esta etapa de su vida, buscar estabilidad financiera y laboral, así como formar historial crediticio para ser calificado como un cliente confiable en caso de comprar algún bien en el futuro.

Uno de estos casos es el de la adquisición de vivienda, para lo cual existen muchas opciones para aquellos jóvenes que desean iniciar su patrimonio con ayuda de la banca, con lo que pueden adquirir créditos hipotecarios con pagos menores que se ajustan de acuerdo al salario de cada trabajador.

Si el solicitante es derechohabiente del Infonavit, con 116 puntos existe la posibilidad de solicitar un crédito a la institución que atiende a todas las personas de cualquier nivel salarial; en caso de trabajar para alguna dependencia federal se puede solicitar un crédito Fovissste.

En ambos escenarios es recomendable realizar previamente una precalificación para saber cuánto se deberá pagar del crédito, y que el solicitante se asegure que no afectará su bolsillo, ya que debe considerar que serán varios años los que estará pagando el crédito.  

Además, en cualquiera de las opciones lo más importante es acercarse a las diferentes instituciones financieras para solicitar la información necesaria y tomar una decisión inteligente, pues la vivienda es el patrimonio más importante que se puede adquirir.

Leave a Reply