¿MARÍA MAGDALENA LA PROSTITUTA MUJER DE JESÚS?

Por Roberto S. Contreras Esparza

CONEXIÓN PARANORMAL

 

La vida de Jesús es un gran misterio y solo sabemos de sus actos, de su vida por los evangelios y para el que es creyente esto es más que suficiente. Se conoce y se pinta a Jesús como no lo han enseñado, pero que hay de esos llamados textos apócrifos, de esas otras versiones que nos hablan de un Jesús diferente, de un Jesús más humano y que si son ciertas nos hacen replantear nuestras creencias de una forma muy dramática. Uno de esos enigmas que se han popularizado, es la relación que mantenía Jesús con María Magdalena y de esto se ha ido del mito a una posible realidad. Después leer, de investigar sobre la vida de Jesús y abrir nuestra mente, nos encontramos en la postura de decidir que de esto es verdad y cuanto más es ficción. La idea de que Jesús y María Magdalena pudieron mantener relaciones íntimas también la encontramos en diversas obras literarias, y es totalmente aceptada hasta cierto punto ya que es más probable que un hombre pueda casarse, tener hijos, y acceder a un trono; que el que  nazca de una virgen, ande sobre el agua y pueda resucitar.

 

Hipótesis afirman que María Magdalena también estaba embarazada de Jesús, y que tuvo que escapar para poder salvarse a sí misma y al nuevo ser que se formaba dentro de ella. Una leyenda Francesa de alrededor del año 900 d.C. dice que viajo a Egipto donde su secreto podía quedar a salvo. Ahí dio a luz a una niña a la que llamo Sara, la verdadera descendiente de Jesús y heredera de su reino en la tierra. El nombre de la niña “Sara” en hebreo significa princesa, por tanto se cree que esa criatura es de hecho una referencia legendaria a la línea de sucesión. Esta controvertida crónica sin embargo entra en conflicto con las creencias convencionales, aun así la leyenda afirma que Sara y su madre no se quedaron en Egipto, cuando contaba con 12 años de edad, Sara emprendió con María y más gente un viaje a través del Mediterráneo hasta las costas del sur de Francia, existe una leyenda en la cual se narra que a través del año 42 d.C. María Magdalena y sus acompañantes aparecieron en la costa del sur de Francia en un bote sin remos y trayendo consigo la sangre real.

 

TUVO DESCENDENCIA Y ESTÁ EN FRANCIA

 

Se cree que los descendientes de Sara se casaron y fundaron una dinastía de reyes llamada “Los Merovingios”, monarcas en la alta edad media francesa. Se tiene noción de la existencia de documentos que mostraban la genealogía de los descendientes de la sangre real, provenientes de la unión de Miriam de Magdala con Jesús. La búsqueda de los documentos de la sangre real se convirtió en la búsqueda del Santo Grial, ya que la idea general que tenemos del Santo Grial hoy en día es la de una copa o un cáliz, sobre todo la del cáliz que contuvo la sangre de Cristo en la última cena. Pero en diversas etapas de la historia se cree que es María Magdalena quien contiene la sangre de Cristo; ya que su útero contiene a su hija, ella por tanto es el Grial, o al menos eso se cree tras los fundamentos anteriores.

 

Leonardo da Vinci fue un genio que sabía sobre esto y codifico todos estos conocimientos en sus obras por ejemplo la tan famosa pintura llamada “La ultima cena”. Hay importantes enigmas comenzando por la casi nula aparición de María Magdalena en la Biblia y por el prolongado silencio sobre su figura durante 2000 años. El evangelio de Felipe cuenta inclusive que: “Jesús la amaba más que a todos los discípulos y solía besarla en la boca”. La mayoría de los eruditos bíblicos afirman hoy, que el autor del cuarto evangelio fue un seguidor anónimo de Jesús referido dentro del texto evangélico como el discípulo amado. Se postulaba más a fondo que María Magdalena era la fundadora verdadera de lo que ha venido a ser conocida como la religión cristiana que surgió hace cerca de 20 siglos basándose en la Biblia y en las enseñanzas de un hombre cuyos seguidores le consideraban el hijo de Dios, ¿Pero?… ¿qué pasa con la mujer que llora a los pies de la cruz?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *