¡Date una vuelta por los Barrios Mágicos de la CDMX!

Si buscas pasar un día en un lugar pintoresco, pero sin salir de la ciudad, entonces estas opciones son ideales para ti

La Ciudad de México no sólo es el principal centro de negocios y de la actividad económica del país, sino que cuenta con una gran diversidad cultural y turística.

Desde 2011, el gobierno de la ciudad declaró más de 20 áreas de la capital con el distintivo de Barrios Mágicos que poseen identidad propia, historia, leyendas, raíces y costumbres, que hablan a través de sus habitantes.

Por ello, no dudes en visitar los pueblos originarios y barrios de la capital, que destacan por su belleza natural, histórica y arquitectónica, y que además brindan todas las opciones de cualquier destino turístico en el país.

Aquí te damos tres opciones para que disfrutes en compañía de tu familia o amigos:

 

San Ángel

Ubicado al sur de la ciudad, el Barrio de San Ángel es uno de los más antiguos y relevantes a nivel cultural, declarado Zona Nacional de Monumentos Históricos desde 1984 con más de 80 inmuebles históricos.

Su arquitectura y calles empedradas te invitan a caminar y recorrer su historia, dar un paseo en bici o a pie y visitar museos emblemáticos como el Museo de El Carmen o el Museo Casa del Risco, así como la Casa Estudio de Diego Rivera y Frida Kahlo.

 

Garibaldi

Ubicado en el centro de la Ciudad, Garibaldi es un punto obligado para turistas locales y extranjeros, ya que se puede recorrer la plaza principal al son del mariachi, visitar el Museo del Tequila y el Mezcal, así como sitios históricos como el Palacio de Bellas Artes, el Barrio Alameda o el Museo Memoria y Tolerancia.

Además, no dudes en recorrer las tiendas y lugares de entretenimiento como cantinas, restaurantes tradicionales y sitios de interés general.

 

Coyoacán

Coyoacán es otro de los barrios mágicos de la Ciudad de México por su pintoresco pasado. Este lugar está lleno de leyendas que recorren sus calles angostas, en donde puedes visitar La Casa Azul Museo Frida Kahlo, ver una película clásica en la Cineteca, dar una vuelta por la plaza central o recorrer el Museo Casa de León Trostsky.