Construye tu propio huerto urbano en casa

No dudes en aprovechar el mínimo espacio de tu hogar para sembrar tus propios alimentos

Construir un huerto urbano en el interior del hogar es una gran oportunidad para promover el autoconsumo en la familia y poner en práctica la sustentabilidad y el cuidado al medio ambiente.

Y es que cada vez más personas son conscientes de la importancia de esta actividad ancestral que es muy benéfica para el hogar, principalmente en ciudades compactas.

Por ese motivo, te damos algunos consejos para tener tu propio huerto en casa saques el mejor provecho de esta sencilla, pero importante acción.

 

  • Maximiza el espacio

Uno de los ingredientes más importantes para el huerto en casa es el espacio; no tiene que ser muy grande: desde una parte del jardín, un balcón, la azotea o una propia ventana. Cualquier espacio se puede adaptar de manera eficiente.

  • El lugar ideal

Una vez elegido el lugar donde estará nuestro huerto urbano, es importante acondicionarlo para que su cultivo sea adecuado.

Por ejemplo, que tenga suficiente luz, con exposición al sol por lo menos seis horas al día, cerca de un grifo de agua, caídas o filtraciones de líquidos, sistemas de riego y sustratos, así como otros mecanismos de protección.

  • Cultivo racional

Es importante elegir el tipo de alimentos que vamos a cultivar y su cantidad. Recuerda que los huertos permiten el cultivo de frutas, verduras, hortalizas, legumbres, etc. Considera que se dispone de poco espacio por lo que la siembra debe ser proporcional al consumo en casa.

  • Huerto ecológico

Finalmente no olvides que un huerto en casa no utiliza fertilizantes químicos, por lo que se recomienda emplear productos naturales como el agua de cola de caballo, el agua de ajo o el agua de ortiga.

Otros productos que puedes emplear para obtener alimentos sanos son el estiércol, el humus de lombriz, los abonos verdes, las algas o los residuos de cosechas anteriores.