Cómo elegir un sofá cama

Los sofá-cama son muebles útiles y versátiles para ahorrar espacio y satisfacer diferentes necesidades en tu hogar.

Hanae Pacheco Cervantes

Debes estar consciente del uso, su función y la frecuencia con que será utilizado, debe ser cómodo a la hora de sentarse, a la hora de usar como cama y que encaje en la distribución y diseño del espacio que ocupa.

Por ejemplo, si lo colocarás en la sala es importante elegir un modelo que resulte cómodo principalmente en su función de sofá, con cojines en la zona de asiento y la espalda que permitan estar cómodo sentado durante mucho tiempo; aquí el mecanismo de apertura y el grado de descanso en horizontal no constituyen elementos determinantes, ya que por lo general el mueble se mantendrá cerrado para sentarse.

Si prefieres instalar el sofá- cama en una segunda sala, donde el uso de cama se podría utilizar esporádicamente con la llegada de invitados, te recomendamos que adquieras un modelo más habitual y económico, que ocupe poco espacio y que resulte cómodo para pasar un par de noches.

De igual forma, puedes calcular quiénes suelen ser tus invitados, si normalmente se quedan personas individuales o parejas, ya que en función de esto tendrás que elegir un mueble de tamaño individual o doble, como ocurre con las camas convencionales.

El sofá-cama tiende a ser más pesado que un sofá convencional, debido al peso del colchón y la estructura que lo soporta. Por tanto, tenemos que emplazarlo en un lugar donde no sea necesario moverlo.

Algo que podría facilitar tu toma der decisión es conocer cuáles son los modelos más habituales de sofá- cama en el mercado.

Los sofá- cama deslizantes, son aquellos que disponen de un cajón del cual se tira para que quede a la misma altura del sofá y se sustentan sobre patas plegables. Es idóneo para usos esporádicos, ya que no permite recogerse con la cama hecha.

Los modelos desplegables son los más cómodos, ya que pueden disponer de somier de lamas o muelles y colchón; es el tipo más adecuado para un uso diario, ya que te permite abrirlo y cerrarlo con un solo movimiento y con la cama hecha.

Los sofás cama tipo libro cuentan con un respaldo que se abate hacia atrás. Suelen ser estrechos, por lo que son muy indicados en espacios reducidos, aunque no demasiado cómodos, así que se destinan a usos puntuales.

Los futones japoneses son el equivalente al sofá cama en Oriente, no resultan excesivamente cómodos para las espaldas acostumbradas a colchones blandos, pero quedan muy bien en espacios de estilos vanguardistas, como el minimalista o el escandinavo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *