Calentando un espacio

Existen tres tipos de calentadores, todo depende del que se acomode a tus necesidades respecto a su funcionamiento

Cada vez es más común que el frio se sienta con mayor intensidad en la temporada de invierno y por ello a muchos les interesa mantener la temperatura cálida en sus hogares o centros de trabajo.

Sin embargo es muy importante resaltar que los calentadores deben mantenerse vigilados, porque podrían provocar incendios si no se usan adecuadamente. No obstante, algunas de las características en las que debes fijarte cuando lo adquieres son:

  • Desviación de potencia
  • Consumo de energía al momento de operar
  • Desempeño
  • Diseño seguro

Existen tres tipos de calentadores:

Calentadores de resistencia. Funcionan a base de un mecanismo que transfiere calor al radiador, relleno de aceite, que emite el calor en la habitación. Son muy eficientes en cuanto a consumo de energía eléctrica ya que el mecanismo no necesita estar constantemente encendido, es decir, una vez que se alcanza la temperatura deseada, se apaga y cuando baja la temperatura, se vuelve a encender.

 

Calentadores de cerámica. Funcionan a base de calentar una placa de piedra que, una vez caliente, distribuye el calor en la habitación. A mayor tamaño la piedra, mayor capacidad en metros cuadrados a calentar.

 

Calentadores de halógeno. Utilizan lo último en tecnología. Es decir usan el calor emitido por la luz de un bulbo de halógeno, lo que permite calentar de la misma manera que lo hace el sol.

 

Actualmente existen muchos calentadores eléctricos que además de mantener caliente el ambiente, dan un toque de decoración, ya que algunos pueden colgarse en la pared tal como si fuera un cuadro o bien, se asemejan a una chimenea encendida.

Calentando un espacio

Existen tres tipos de calentadores, todo depende del que se acomode a tus necesidades respecto a su funcionamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *