¡Aprovecha los descuentos de septiembre y haz tu testamento!

Durante este mes, los notarios de todo el país ofrecen descuentos y horarios extendidos para que la gente pueda acudir a realizar el suyo

En México es muy poca la cultura testamentaria. Por ello, desde 2003, la Secretaría de Gobernación convocó al Notariado Mexicano para promover ‘Septiembre, mes del testamento’.

El objetivo es contribuir a la cultura de la previsión, de certeza, así como seguridad jurídica en el derecho de heredar. Asimismo, busca fomentar la importancia de no heredar problemas a nuestros seres queridos.

Una de las ventajas de realizar un testamento durante este mes es que podrás hacerlo a un costo mucho menor. Así que no hay pretextos para que vayas a tu notaría más cercana y preguntes por los beneficios que puedes obtener durante este mes.

¿Por qué es importante realizar el testamento?

Al realizar nuestro testamento estamos heredando tranquilidad, además de evitar mayores gastos a futuro, pérdida de tiempo y problemas entre nuestros familiares.

Con un testamento es posible garantizar que los derechos sobre determinada propiedad se puedan trasmitir, en forma ordenada y pacífica, a la persona que decidamos, y, aunque puede resultar difícil decidir a quién heredar el patrimonio, al hacerlo se evitan conflictos futuros entre seres queridos.

Toma en cuenta que cuando no se hace un testamento, los inmuebles pueden ser intestados, por lo que tienen una alta probabilidad de comercializarse nuevamente a través de un remate de adjudicación que será aprobado por un juez.

En caso que ya hayas realizado tu testamento también debes considerar que si cambias de decisión, podrás modificarlo cuando desees y las veces que sea necesario.

¿Cuánto cuesta?

De acuerdo con la Secretaría de Gobernación (Segob), el costo del testamento varía en cada entidad, los precios van de los 870 pesos en Morelos a 3,000 pesos en Tlaxcala, y en algunos lugares se ofrecen descuentos a adultos mayores.

¿Qué debo saber?  

Para otorgar correctamente un testamento, es importante conocer la terminología que se usa con más frecuencia.

  • Testador. Persona que otorga el testamento y que debe acudir ante el notario público con documentos de identificación, CURP, datos generales como lugar y fecha de nacimiento, nacionalidad, ocupación, domicilio y los nombres completos de su familia, incluidos padres, cónyuge e hijos.

De acuerdo con el Colegio Nacional del Notariado Mexicano (CNNM), el testador deberá informar si presenta alguna discapacidad visual, auditiva, motriz o del habla, y no es necesario que lleve una lista completa de sus bienes, a menos que decida dejar uno específico a alguna persona.

De no haber testamento, la ley establecerá quiénes serán los herederos y en qué proporción, lo que puede provocar que la familia enfrente gastos elevados, pérdida de tiempo y en ocasiones conflictos entre aquellas personas que consideren tener derecho a recibir los bienes.

  • Legatario

Persona designada para recibir algún bien en específico. Un ejemplo de cómo se especifica el legatario en el testamento es: “Designo legatario del terreno ubicado en (dirección completa) a mi sobrino (nombre)”.

  • Herederos

Son las personas que recibirán la totalidad de los bienes, derechos y obligaciones del testador. En caso de que sean dos, o más, es necesario mencionar la proporción que cada uno de ellos recibirá de la herencia.

  • Albacea

Persona, nombrada por el testador, que se encargará de dar cumplimiento a lo dispuesto en el testamento.

  • Tutores y Curadores

Dentro del testamento es posible nombrar tutores para menores de edad o personas que sufran alguna incapacidad y que sean herederos. Los tutores se encargarán de su cuidado y el de sus bienes, y, en caso de ser necesario, serán sus representantes jurídicos.

Por otro lado, el curador es la persona que se encargará de vigilar que el desempeño del tutor sea el adecuado, y si considera que es perjudicial para los menores deberá notificarlo ante un juez.